Minerales micronizados | Chryso

Minerales micronizados

En Chryso ofrecemos los mejores materiales para el amplio sector de la construcción, como los dispersantes de minerales micronizados, los cuales sirven enormemente como aditivo que ayuda de manera correcta a que tenga la distribución justa.

Aunque la aplicación de este producto en su estado más original, sea bastante amplia, es importante conocer cómo funciona, para no cometer errores a la hora de llevar a cabo las construcciones deseadas.

Nuestro Catálogo de minerales micronizados

Un mineral micronizado resulta un increíble dispersante para cualquier arreglo, construcción o modificación que desee. Por esta razón, queremos que conozcas en detalle nuestro producto en minerales micronizados.

CHRYSO®Neomertech 646
Dispersante para micronizados minerales
Detalles del producto

CHRYSO Neomere TECH 646

Es una disolución acuosa de un polímero, convirtiéndose en un potente aditivo o agente dispersante de minerales micronizados. Cuenta con una estructura molecular que permite mejorar las propiedades dispersantes mediante cierta carga eléctrica por repulsión electrostática.

El campo de aplicación de este material es bastante amplio siempre y cuando se dirija a aquellas construcciones que necesiten de alta concentración de partículas sólidas. En este sentido, permite un aumento considerable de todo contenido sólido, logra una viscosidad de dispersión baja, y permite controlar la reología.

El Neomere Tech 646 de Chryso se aplica para la dispersión de carbonato cálcico, como la Cal o derivados. De igual forma, su aplicación se da en algunas pastas concentradas de ciertos óxidos metálicos, como el hierro, el titanio y otros más. También es posible utilizarlo en micronizados minerales, como por ejemplo, los yesos, las escayolas, cenizas y volantes.

Viene en dos presentaciones, una en contenedores de 1m3 y la otra en bidones de hasta 215 litros. Tiene una resistencia de hasta 12 meses, mientras se mantenga en su empaque o envase original. Además, su color es amarillento, en estado líquido, y su densidad es  de 1,05 kg/l ± 0,01.

Puede disolverse en agua hasta el 100% de manera fácil, pero en aquellos disolventes aromáticos solo logrará el 50% de solubilidad. Con un PH de 8 (±2), consiguiendo una dosificación desde el 0,01% al 3% en un peso del producto a dispersar.

Este producto de Chryso no es considerado como peligroso de manipular, sin embargo es recomendable el uso de EPIs. Por otro lado, si se llegase a congelar el producto, es fácil de recuperar toda su consistencia, sólo se tiene que deshelar y luego agitar con mucho vigor.